¡Amada Tijuana, ahí te vamos!

image

Anuncios

Aprendiendo a tocar el piano

Me emociona ver —y escuchar— día a día el avance en el aprendizaje de las clases de piano de mi hija Danna. No espera indicaciones de que y como hacer en las prácticas en casa, ella va y busca en internet los acordes y escalas de la canción que quiere aprender, las escribe en una hoja en blanco —a su manera—, la mete en un plástico protector para que no se maltrate y “A Darle” a la tocada.

clases-de-piano-villa-urquiza-parque-chas_MLA-F-2463290019_032012

Los primeros días no era que dudase de su capacidad, creo que me desesperaba el tener que esperar para verla ya tocando alguna melodía. Ayer, cuando regresé del trabajo la saludé como siempre, unos minutos después me dijo: “Pá, ¿ahorita puedes venir tantito?, quiero enseñarte algo”. Fui y me dijo, voy a tocar algo, escúchala pero hasta el final me dices que canción es, asentí con la cabeza y me recosté en la cama para escucharla y verla tocar.

Al paso de unos cuantos segundos la reconocí, era “Abre mis ojos oh Cristo”, al finalizar le aplaudí, felicité y di gracias a Dios por los talentos depositados en ella.

Gracias a CTF de Tijuana por impulsarlos y animarlos a aprender, al IBSEM y a sus grandes maestros por el interés y empeño que ponen en cada clase.

Esto no termina aquí

Apenadas Danna se apartó del piano llegó Johanna y me dijo, escucha Pá, voy a tocar la de “Martinillo”, lo hace con una facilidad y destreza que reí y claro, también le aplaudí y felicité.