El Sueño de, Dios, una familia unidad en amor, para siempre

No permitas que el orgullo y el egoísmo te roben el sueño de disfrutar de una familia estable. Nunca permitas que el enojo y el resentimiento destruyan tu sueño más preciado. 

1490764_10152113126809168_1008934763_o

El sueño de Dios cuando creó al hombre y la mujer a su imagen y semejanza y les dio la capacidad de reproducirse en la misma especie, queda absolutamente claro: EL quería tener una familia, una gran familia alrededor de todo el mundo.
Igualmente una familia comienza por medio del matrimonio de un hombre y una mujer, y comienza con un sueño: el sueño de amar y ser amado, de vivir una vida juntos, trabajar, tener hijos, disfrutar de todas las cosas buenas de la vida, enfrentar las circunstancias de la vida juntos y terminar viejitos amándose y felices.

Este es el sueño de Dios y es también el sueño de las parejas al comenzar la relación. Pero lamentablemente a-través de la vida, este sueño enfrenta muchos obstáculos y muchos se desaniman, no saben como superar los obstáculos, y pierden el sueño. Se dan por vencidos en algún momento de la vida del matrimonio. Y la principal razón por la que se dan por vencidos y abandonan el sueño que un día los unió, es porque no saben como manejar los conflictos, no buscan ayuda adecuada a tiempo y se desesperan.

Gen 1:27-28: Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Los bendijo Dios y les dijo: «Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sometedla; ejerced potestad sobre los peces del mar, las aves de los cielos y todas las bestias que se mueven sobre la tierra.

Como es un sueño primeramente de Dios, EL estableció las reglas sobre las cuales debe funcionar. Y quienes siguen las instrucciones de Dios, alcanzan un matrimonio saludable y una familia estable y feliz. Es una rebeldía tratar de manejar el matrimonio a la manera de cada quién. Dios ya dejó escrito lo que funciona y como funciona. EL nos diseñó y EL sabe perfectamente como funcionamos. Por lo tanto si queremos que nuestros matrimonios funcionen, tenemos que hacerlo a la manera de Dios!
Como todo sueño, para que se haga realidad, debe de tener una Visión, una Misión. La Visión la aporta Dios como diseñador y creador de la raza humana. La misión la desarrollamos cada pareja, siguiendo la visión de Dios y con una importante cuota de Trabajo, Esfuerzo, Capacitación y una Actitud sabia y correcta.

Todo sueño pasa pruebas. Y tenemos que entender que esto es normal. Y tenemos que entender sobre todo que en los tiempos de pruebas es cuando más debemos unirnos los esposos, orando juntos, asistiendo a la Iglesia regularmente, buscando la ayuda correcta en el momento oportuno.

Nunca permitas que nada ni nadie te robe tu más preciado sueño: tener una familia saludable. No permitas que el orgullo y el egoísmo te roben el sueño de disfrutar de una familia estable. Nunca permitas que el enojo y el resentimiento destruyan tu sueño más preciado. No dejes que el pasado destruya este sueño familiar!
Si has perdido fuerzas para luchar por tu matrimonio, hoy te exhortamos a que no te rindas jamás. Nunca abandones el sueño de Dios y tu sueño de tener una familia saludable. Si has flaqueado, levántate hoy con nuevas fuerzas, clama al Señor por fortaleza y sabiduría y trabaja fuerte por la sanidad y restauración total de tu matrimonio y tu familia. Luego pídele perdón a tu cónyuge por haber considerado la opción del rompimiento como una opción normal. Oren juntos y tomen la decisión de luchar por su matrimonio con las fuerzas y las herramientas del Señor. Y oren para que este sueño de Dios impacte sus vidas.
Posted by Jaime Almestica Ortiz

Texto tomado del Blog: Atraves de la Biblia
Link: http://centinela68.blogspot.com/2010/11/el-sueno-de-dios-una-familia-unidad-en.html

 

Anuncios

Ha concluido una semana más de trabajo

¡Es Viernes!, todo mundo está feliz, algunos trabajarán el fin de semana, otros más saldrán de vacaciones, unos cuantos harán labores en casa y otros pocos seguiremos apoyando a nuestros hijos a desarrollar y sacar provecho de los dones que Dios ha depositado en ellos.

“Gracias Dios”

Por una semana más en la que he visto tu Gloria, llena de enseñanzas, alegrías y —hasta unos que otros— sinsabores. Se que en ti puedo confiar por que cumples tus promesas, se que el plan que tienes para nosotros es perfecto y sabrás cuando aplicarlo.

por-fin-viernes-02-rsm

¡Buen Fin de Semana!

Leyendo la palabra de Dios y Orando en Familia

Cómo padres ¿Cómo enseñamos a nuestros hijos en casa a leer —y a entender— la Palabra de Dios?

Un buen tip —implementado en casa por mi esposa— es escribir en una hoja —no importa que sea reciclada— una oración y algunos versículos de la Biblia y pegarla en la puerta de las recámara de nuestros hijos, en la sala, en la puerta de salida, a un lado del apagador, en el baño, etc. Algún lugar estratégico donde sabemos que podrá ser vista por todos los integrantes de la familia. Esta es una buena práctica, es sencilla pero enriquecedora, sin embargo también aquí podemos recibir ataques del enemigo, podemos desistir de ella por que nos levantamos tarde, no tenemos ánimos de escribir o simplemente no estamos de humor y todo esto nos orilla a dejar de hacerlo.

Seamos perseverantes; El que persevera alcanza

familia unida

¿Y qué si inicias o lo retomas hoy?

Si ya tienes implementado algo para enseñar a tus hijos “Gloria a Dios”, si no, hoy es un buen día para hacerlo, si alguna vez lo hiciste pero lo dejaste por que creíste que no daba resultado, re-tómalo, con el paso de los días verás el fruto.

El siguiente texto fue tomado de: http://goo.gl/OyVsNu

Para protegerse contra los ataques de Satanás, la familia debe crecer junta espiritualmente. La oración y el estudio de la Palabra de Dios mantendrán la familia unida:

“Estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón. Se las repetirás a tus hijos, y les hablarás de ellas estando en tu casa y andando por el camino, al acostarte y cuando te levantes. Las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; las escribirás en los postes de tu casa y en tus puertas” (Deuteronomio 6:6-9).