A mi no me culpes, ¡Yo si voté!

El día de ayer fue de Elecciones en México para elegir —entre otros— un presidente de la República —no entraré en detalles de las campañas políticas pues todos conocemos de sobra este tema— y quiero comentar algunas cosas “¿Chistosas?” que ví mientras hacia fila para emitir mi sufragio.

Antes de las cosas chistosas destacar que a nuestros hijos los hicimos partícipes ya que fueron ellos los que depositaron las boletas en las urnas.

  • El trabajador de la papelería que esta en el mismo centro comercial donde se encontraba ubicada la casilla en la que voté, pegó —en el vidrio de su local— una cartulina que decía: “Vota con Pluma, no con lápiz”
  • Había un “Ciudadano” —no se si sea la forma correcta de llamarlo— que se empinaba una CAGUAMA mientras hacia fila —para darse valor creo yo— para votar.
  • La mesa en la que estaba instalada la computadora donde verificaban las credenciales del IFE tenía un letrero que decía “Cuidado con la mesa, no se recargue”, y con justa razón, creo que si se paraba una mosca la mesa se caía.
  • Movieron de ubicación la casilla (la casita donde entrabas a votar) para ponerla en “Cajón de estacionamiento” ya que el lugar en el que estaba originalmente corría peligro de que fuera atropellada por los carros que ahí se estacionaban.
  • Después que terminé de votar ya me iba y olvidaba recojer mi credencial y lo más importante, olvidaba mi tinta indeleble que me identificaría por algunos días como un ciudadano cumplidor.
Y a ustedes, ¿cómo les fue?